domingo, 7 de enero de 2018

A LA RICA PATATA



Hoy vamos a hablar un poco más de las patatas, os recuerdo esta entrada donde daba varias formas de cocinarlas para tomarlas de guarnición, pero hoy vamos a ver las variedades más comunes y para que las podemos usar, para sacarles un mejor partido, porque, aunque todas las podemos cocer, asar o freír hay ciertas variedades que son mejores para ciertas formas de usarlas.



Empecemos.

Si empezamos por una variedad deberemos empezar por la más vendida, la MONALISA, es la más común cuando vamos a comprar patatas, visualmente la mas bonita, de tamaño regular y muy versátil, la podemos usar para freír, cocer o asar, pero no es recomendada para hacer purés.

Tenemos las PATATAS AGRIAS, estas son las mejores para freír, ya que debido a su composición absorben menos aceite, además tienen menos azucares y se conservan mejor en nuestra despensa. De piel fina, un gran tamaño y una carne amarillenta, es considerada la REINA DE LA FRITURA. Por el contrario, no es recomendada para cocer o hervir.

También encontramos las KENNEBEC, versátil como la monalisa pero de mayor tamaño y no tan atractiva visualmente, de piel gruesa y carne blanquecina, se usa especialmente para asar, tanto a la brasa como en el horno o para guisos, aunque podemos usarla también para freír.

Por el norte de España son muy conocidas la variedad SPUNTA, de tamaño grande con piel y carne amarillenta, tiene un sabor más mantequilloso y suave y son muy recomendables para hacer al horno o cocidas, debido a su carne harinosa.

Y por último hablaremos de las RED PONTIAC, reconocidas por su piel roja y su carne blanca, perfectas para cocer o guisar ya que al igual que la spunta, posee una carne harinosa. Estas son las que mejor aguantan en un frigorífico.

Estas son las más conocidas y comunes que encontraremos en una frutería o un supermercado, pero existen muchas variedades.



La mejor forma de guardarlas es en la despensa o un balcón donde no de mucho sol para que no estén a una alta temperatura, en una caja de madera o es un saco con aberturas para que traspire, pero tapadas para que no le dé la luz.

Es un error guardarlas junto con las cebollas, ya que estas desprenden unas sustancias que hacen que las patatas duren menos tiempo y se estropeen antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario